Laringe sorprendente

Conocida como la «caja vocal», al abrirse, cerrarse, nos permite respirar, hablar y tragar con seguridad.

Cuando respiramos, las cuerdas vocales se abren ampliamente para permitir el paso de aire.

Cuando hablamos, las cuerdas vocales se abren y se cierran. El aire exhalado por los pulmones las hace vibrar para que en conjunto con la lengua y los labios, podamos articular el lenguaje.

Cuando tragamos, las cuerdas vocales se cierran firmemente para evitar la entrada de alimentos a la vía aérea. Unos músculos hacen que la laringe se eleve, para que la epiglotis proteja a modo de escudo la laringe y permita un mejor cierre. La epiglotis es una estructura en forma de escudo que está por encima de las cuerdas vocales y ayuda a dirigir los alimentos sólidos y líquidos hacia ambos lados de la laringe hacia la hipofaringe. La epíglotis no cubre la laringe.

Cuando tosemos, las cuerdas vocales se cierran firmemente y se abren súbitamente, permitiendo que salga una ráfaga de aire, aclarando la vía aérea.

¡¿Sabías qué?!

Por cada muerte relacionada con atoramiento, un estimado de 110 niños son tratados en Departamentos de Emergencias por eventos no fatales.[Ref:43]