Cuerpos extraños más letales

La tragedia puede atacar cuando un objeto bloquea completamente la vía aérea o después de que se ingiere una sustancia cáustica.

Dulces de gel “mini frutas de gel”

Probablemente el riesgo de atoramiento más peligroso del mundo.

Salchichas

Hasta que el niño tenga al menos 5 años, por favor corta las salchichas a lo largo dos veces y luego en pedazos más pequeños.

Uvas y tomates cherry

Hasta que los niños tengan al menos 5 años, deben ser cortados en pequeños pedazos.

Baterías de disco

Pueden parecerse a las monedas, pero pueden quemar a través del esófago en pocas horas (tan poco como 6 horas) y ser letales. Por favor mantén ls baterías fuera del alcance de los niños.

Dulces duros

Dulces duros y esféricos pueden ser letales si se alojan entre las cuerdas vocales (o más allá) o si son deglutidos (comprimen la vía aérea por detrás).

Pedazos grandes de carne

Pequeños pedazos de carne, masticados apropiadamente, son menos peligrosos. Si la carne es tierna, blanda y se mezcla con salsa, es más fácil de masticar y de tragar.

Canicas

Pueden ser letales si son inhaladas o tragadas (comprimen la vía aérea por detrás).

Globos estallados

Una feliz celebración puede convertirse en trágica, si un globo estallado bloquea la laringe. Al oír que un globo explota, de inmediato deben buscarse y desecharse los pedazos.

Granos secos o fríjoles

Después de unas pocas horas de absorber humedad del bronquio, pueden expandirse repentinamente y causar obstrucción completa.

Polvos y líquidos cáusticos

Los materiales alcalinos queman el tracto digestivo y a veces porciones de la vía aérea (especialmente por encima de los pliegues vocales). Esto puede llevar a obstrucción del tracto aerodigestivo y a una infección peligrosa del tórax.

Mini magnetos

Si dos o más mini magnetos son tragados, las asas intestinales pueden “pegarse” entre ellos. Esto lleva a obstrucción del flujo sanguíneo que nutre las paredes del intestino entre los magnetos, creando perforaciones y causando una severa infección abdominal.

¡¿Sabías qué?!

En la Unión Europea, cada año, 50.000 niños (14 años o menores) sufren un episodio de atoramiento.[Ref:1476]