Atorarse puede ocurrirle a cualquier persona,
pero les pasa más a los niños pequeños!

Top 3 de las cosas que debes saber sobre atoramiento:

1

Casi cualquier cosa que quepa en la mano de un niño pequeño representa un potencial riesgo de atoramiento.

2

Algunos de los riesgos de atoramiento más preligrosos son: salchichas, monedas, baterías de disco, uvas, globos reventados, etc.

3

Hablar o moverse con comida en la boca aumenta el riesgo de atoramiento, aunque nunca te haya pasado antes.

Aquí hay algunas estrategias simples que
podrían salvar la vida de alguien:

Tú puedes vigilar a niños menores retirando riesgos de atoramiento en la casa, la escuela o en fiestas.

Puedes tomar cursos de primeros auxilios o salvavidas. Podrías salvar a un niño o incluso a un adulto.