Casos de extracción

En cada uno de los siguientes casos, se realizó una extracción cuidadosa del cuerpo extraño bajo anestesia general y los pacientes tuvieron una recuperación completa.

Estos videos son presentados únicamente con propósitos educacionales, con la esperanza de que se puedan evitar episodios de atoramiento.

Chinche en bronquio

¿Cuántos de nosotros hemos sostenido un chinche en los labios mientras colgamos un póster?

Fragmentos de maní en bronquios

Las nueces son unos de los cuerpos extraños con que más se atoran los niños. Los manís producen más reacción inflamatoria bronquial que cualquier otro alimento.

Moneda(s) en esófago

Las monedas son el cuerpo extraño que más frecuentemente requiere anestesia general para su extracción.

Baterías de disco en esófago

Las baterías de disco son uno de los riesgos de atoramiento más peligrosos, porque puede causar quemaduras en el esófago en tan solo seis horas. Pueden producir severas infecciones en el tórax.

Tapas de bolígrafos y otras partes pequeñas

Morder tapas de bolígrafos u otras partes flojas de lápices o lapiceros puede ser peligroso, especialmente si tu silla se inclina hacia atrás y te hace tomar aire repentinamente.

Gancho de seguridad en esófago

La punta abierta de un gancho de seguridad debe ser cuidadosamente desenclavada del esófago, antes de retirarlo.

Pendiente en forma de corazón

Este pendiente fue retirado de la parte distal del esófago con un fórceps óptico. Los niños también se tragan anillos y aretes.

Parte de para-puertas

La parte metálica del “para-puertas” de una puerta de pantalla se convirtió en un cuerpo extraño bronquial. Cualquier parte pequeña en la mano de un niño pequeño o en la boca mientras se realiza algún “trabajo”, puede ser inhalada a un bronquio.

Parte de adorno de árbol de navidad

Las festividades son usualmente tiempo de felicidad, pero también pueden ser tiempo de riesgo de atoramiento.

Balines en bronquio

En cuestión de segundos, uno o más objetos pequeños en las manos de un niño pequeño, pueden atorarse en un bronquio.

Bombillo de linterna en bronquio

Pines plásticos fluorescentes de juguete tienen propiedades aerodinámicas similares y por lo tanto fácilmente pueden alojarse en los bronquios.

Botón de abrigo en esófago

Este botón de abrigo, con cristales incrustados, fue más difícil de extraer del esófago que una moneda.

Cascarilla de semilla de girasol en bronquio

Las semillas de girasol se deshacen en cascarillas en la boca. Son especialmente peligrosas (incluso para atletas profesionales) si uno debe realizar una inhalación repentina.

Clip metálico de la tapa de un bolígrafo

Un adolescente arrancó el clip metálico de la tapa de un lapicero. La dobló por la mitad y la metió en su boca. Al inclinarse su silla hacia atrás, la tragó accidentalmente. Fue retirada de la parte superior del esófago.

Punta de crayón en bronquio

Un fragmento de crayón de 4 mm se atoró en el bronquio de un niño pequeño. Fue extraído con el fórceps óptico “Vancouver”, diseñado para extraer cuerpos extraños muy pequeños.

Cerda de cepillo de barbecue

A veces, las cerdas de un cepillo de barbecue se pueden desprender y quedar en la parrilla y pueden adherirse a los alimentos. En este caso, se atoró en la base de la lengua de un adolescente.

Guardabotón (remache) en bronquio

El guardabotón (remache) es un tipo de accesorio textil. Fue inhalado por un niño pequeño y se alojó en el bronquio fuente derecho.

Adhesivo de mariposa entre las cuerdas vocales

Un adhesivo plástico inhalado por un niño pequeño se enclavó entre las cuerdas vocales. Esto causó llanto débil y ronco y ruido (estridor) al inhalar y al exhalar. También puede producir tos perruna similar a la del croup.

Cadena de metal en bronquios

Nunca es buena idea meter objetos metálicos o plásticos dentro de la boca.

Piedrita en bronquio

Esta piedrita fue inhalada por un niño mientras jugaba en el campo de juegos. Debido a que era parcialmente radiopaca, era discretamente visible a los rayos X bloqueando el bronquio fuente derecho.

Punta de dardo (alfiler) en bronquio

Un adolescente tenía la punta de un dardo en la boca y repentinamente lo inhaló.

Dije en esófago

Un bebé tragó esta ficha con forma de patín. Requirió anestesia general para su extracción del esófago.

Pedazos de tocino en tráquea y bronquios

Cortar la comida en pedazos pequeños es usualmente útil. Pero si un bebé pequeño tiene muchos pedazos de comida en la boca, puede llorar e inhalar súbitamente, aspirando los fragmentos. En este caso, 9 pedazos de tocino fueron extraídos.

Muela en bronquio

Un niño tuvo un acceso de tos justo cuando le estaban extrayendo una muela. 12 días después, la tos empeoró y apareció fiebre, por lo cual tuvo que visitar la Sala de Emergencias.

Hélice de juguete en nasofaringe

Esta hélice de un avión de una “sorpresa kínder”, estuvo a punto de ser tragada por un bebé. Después de pujar un poco, la devolvió a la garganta y finalmente se atoró en la nasofaringe, detrás del paladar blando.