¿Quién está en riesgo?

¡Todos lo estamos!

Aunque la mayoría de los atoramientos ocurren en niños pequeños o en adultos mayores, nadie está exento de atorarse, ni siquiera un adulto joven saludable.

Tragar o deglutir es una función compleja que no sabemos apreciar. Una respiración profunda repentina y un cuerpo extraño puede inhalarse.

Por usted, su familia, sus amigos, su comunidad, aprenda sobre prevención de atoramiento y tome un curso de primeros auxilios.

Un momento de cuidado puede salvar una vida.

¡¿Sabías qué?!

Atoramiento y sofocación son responsables de casi el 40% de las lesiones no intencionales en niños menores de un año en Canada.[Ref:512]

Referencias